Cómo mejorar tu score crediticio y obtener un crédito hipotecario

Cómo mejorar tu score crediticio y obtener un crédito hipotecario

Como lo vimos en el blog anterior, todas las personas en la edad adulta contamos con un historial crediticio, ya sea porque tenemos un recibo a nuestro nombre, contamos con una tarjeta de crédito o departamental.  

El score crediticio es una calificación que buró de crédito otorga a una persona y que es determinante para muchas instituciones financiera a la hora de solicitar cualquier tipo de crédito. Este número evalúa el comportamiento financiero que el cliente tiene durante la vida de un crédito y le comunica a la Institución si es apto para una línea de crédito adicional.

Los parámetros básicos que un banco revisa para comprobar que eres sujeto a crédito son:

  • Experiencia crediticia
  • Cuántas tarjetas de crédito tienes, el límite de crédito en cada una de ellas, el uso que les das, etc.
  • Antigüedad en tu trabajo y domicilio.
  • Tu nivel de endeudamiento actual.
  • Edad 
  • Consultas realizadas a tu buró de crédito por las diferentes Instituciones Financieras

Toma muy en cuenta que el informe que dé buró de crédito ante cualquier institución a la que tú te llegues a acercar con la intención de solicitar una línea de crédito, será tu carta de presentación ante ellos pues así juzgarán si eres apto para un crédito adicional y también bajo qué condiciones. 

A veces sucede que de tener un apalancamiento grande, es necesario dejar un bien mueble o inmueble para hipoteca, pues así el banco o la institución financiera reduce el riesgo del retorno del dinero. 

En muchos casos es muy conveniente realizar una operación así, ya que te da la oportunidad de cambiar deudas caras a deudas baratas y sobre todo a alcanzar montos de crédito grandes con los cuales puedes tener mayor flexibilidad en la utilización del dinero.

Si en un futuro cercano piensas buscar un crédito para una casa o para unificar tus deudas, te dejamos estos sencillos tips que mejorarán tu score crediticio:

Evita solo pagar el mínimo: Los bancos determinan tu solvencia de acuerdo al saldo disponible en tus tarjetas de crédito. Si cada mes abonas solo el mínimo, eso indicará que no tienes el dinero suficiente para enfrentar un crédito mayor, por lo mismo, te recomendamos liquidar el saldo pendiente cada mes.

En ningún tipo de crédito (en especial en las tarjetas) tu deuda no debe sobrepasar el 50% de tu límite de crédito.

Paga tus cuentas a tiempo: Si alguna vez has revisado tu Buró de Crédito, ya te diste cuenta que viene el desglose del día exacto en que das tus mensualidades. Procura pagar siempre antes de la fecha límite y por ninguna razón pasarte del plazo que te asignan. 

El tipo de crédito: No es lo mismo manejar tarjetas, que deber un auto o una hipoteca, ya que estas últimas tienen mayor peso en el historial. Si ya concluiste un crédito grande, podrás aplicar a otros más grandes y con menos intereses. 

La frecuencia de tu última aplicación: Es muy importante entender que cada que aplicas a un crédito, tu puntaje disminuye. Escoge uno o dos bancos para aplicar y si tu solicitud es rechazada espera al menos 10 meses para volver a intentarlo. 

Monitorear el historial: Al menos una vez al año, revisa tu historial crediticio y examina si tienes una deuda pendiente que desconozcas o hay algún error, si notas una anomalía, busca aclararla lo más pronto posible ya que estará en tu historial por un plazo de seis años.

Si estás buscando obtener un crédito hipotecario o un crédito de liquidez, te recomendamos contratar a un broker financiero que se encargue de llevar todo el trámite ante los bancos y de asesorarte sobre los puntos más importantes que hay que tomar en cuenta y con ello, hacer que un banco apruebe tu solicitud.

¡Síguenos en nuestras redes sociales! Encuéntranos en: Instagram, Facebook, Twitter y Youtube.


Suscríbete a nuestro blog

Recibe las últimas noticias y consejos sobre finanzas.