¿Cómo perderle el miedo a un crédito hipotecario?

¿Cómo perderle el miedo a un crédito hipotecario?

Hay muchas situaciones en las que necesitamos financiamiento ya sea para comprar una casa,  un coche, ir de viaje, iniciar un negocio, unificar deudas y un largo etcétera. 

No obstante, a veces no nos atrevemos porque las dudas nos invaden: ¿Será difícil mantener el mismo estilo de vida aún con las mensualidades? ¿Qué pasa si pierdo mi trabajo y no puedo seguir pagando? ¿Y si los intereses suben de forma proporcionada? y más.  

Ante todas las preguntas que pueden surgir, desarrollamos un cierto temor a un crédito y por lo mismo, dejaremos pasar el tiempo sin obtener aquello que tanto queremos o necesitamos. 

Antes de que el miedo te paralice, te dejamos algunas razones por las que no deberías temerle a un crédito hipotecario:

  1. No te prestan más de lo que puedes pagar: La Condusef, recomienda que el monto del préstamo sea inferior al 30% de tus ingresos, eso con la intención que tu crédito no sea una carga demasiado grande para ti y no tengas que quedarte sin dinero cada que pagas. Los bancos revisan tu historial y autorizan el monto del crédito de acuerdo a esta regla básica, de ti depende, administrar correctamente el 70% restante.
  2. Incluye un seguro de desempleo: Los créditos hipotecarios actuales ya incluyen un seguro de desempleo que se encarga de protegerte, en este caso, lo primero que debes hacer es avisar al banco y que ellos te dirán cuál es el procedimiento a seguir. 
  3. Asesórate: No caigas en el error de no comparar instituciones y tasas de crédito, acércate a un broker financiero, que se encargue de informarte acerca de las mejores opciones para ti y lleve todo el trámite ante la institución. Ellos saben lo que dicen las letras pequeñas de los contratos y te advierten al respecto, sin mencionar que también pueden negociar un mejor convenio. 
  4. El beneficio: Aunque todos los créditos tienen intereses, ya que esa es la ganancia de los bancos, piensa en el enorme beneficio que representa adquirir un bien inmueble y lo difícil o imposible que sería pagarlo de contado, desde el primer momento tu casa estará aumentado su valor por medio de la plusvalía y con los años el valor se seguirá duplicando. 
  5. Es un patrimonio para tu familia: Si mueres, el inmueble pasará a manos de tus hijos, siendo un patrimonio de por vida, recibirán muchísimo más que si hubieras pagado un seguro de vida.

Si después de leer todos estos beneficios, aún te sientes confundido, acércate a nosotros y resolveremos tus dudas. 

Recuerda que los requisitos para solicitar un crédito hipotecario es tener un buen historial en Buró de Crédito, una propiedad a tu nombre y solvencia económica. 


Suscríbete a nuestro blog

Recibe las últimas noticias y consejos sobre finanzas.

Entrada siguienteLeer más artículos