Cómo un crédito de liquidez puede solucionar tus problemas financieros

Cómo un crédito de liquidez puede solucionar tus problemas financieros

Un crédito de liquidez consiste en que cualquier persona física que tenga ingresos comprobables (por lo general mayores a 20 mil pesos)  puede dejar una propiedad en garantía en el banco para facilitar la obtención de una línea de crédito alta y con mejores condiciones financieras. El banco puede financiar un porcentaje entre el 50% y 75% del valor comercial de la misma propiedad.

Debido a la magnitud de la garantía (una vivienda) estos créditos son una de las opciones con menores comisiones en el mercado.

Requisitos para un crédito de liquidez

El primer paso para ser considerado apto por parte de las entidades bancarias es tener un buen historial crediticio y de esa forma demostrar que tiende a pagar en tiempo y forma sus créditos. 

Algunos otros áreas que deberá cuidar, son:

  • El inmueble debe estar registrado a su nombre y pagado en su totalidad, libre de gravamen como impuestos o tributos.
  • Algunos bancos aceptan solo propiedades con un valor de un millón de pesos, aunque depende de la entidad bancaria a la que nos acerquemos.
  • Además del comportamiento financiero del solicitante, se evalúa la capacidad de pago, es decir, que el número de deudas vigentes no supere el 30% de sus ingresos.

¿Para qué sirve un crédito de liquidez?

Este tipo de financiamiento le otorga bastante libertad a los solicitantes, ya que puede ser usado en los siguientes casos:

  • Si eres un emprendedor y ya cuentas con un crédito PYME, puedes usar tu casa como hipoteca para obtener el crédito de liquidez y seguir invirtiendo en tu negocio.
  • Puedes unificar tus compromisos de pago como diferentes deudas en tarjetas de crédito, créditos personales o automotrices y con ello, evitar que los intereses suban de forma desproporcionada y perjudicar tu score crediticio.
  • ¿Ya tienes un crédito hipotecario y quieres comprar un segundo inmueble? Si ya estás por terminar de pagar, puedes usarlo como hipoteca y solicitar el crédito de liquidez , así podrás obtener ambos.
  • Emergencias como enfermedades o viajes

Es importante tener en cuenta que los intereses pueden igualarse a un crédito hipotecario dependiendo del destino del dinero, van del 12.75 al 15.75% aproximadamente. 

Los plazos de pago van desde 5 hasta 15 años, se evalúa que el solicitante sea un empleado con una antigüedad laboral de al menos dos años en la misma empresa y se pide un recibo de nómina del último mes.

Para seleccionar el banco que más se adecua a sus necesidades, es importante contar con el asesoramiento de un broker financiero, él sabrá decirle cuál es el mejor de acuerdo a tu perfil y necesidades, ya que es un error mayúsculo aplicar en varios bancos al mismo tiempo. 


Suscríbete a nuestro blog

Recibe las últimas noticias y consejos sobre finanzas.

Entrada siguienteLeer más artículos