¿Qué hacer si no puedo seguir pagando mi crédito hipotecario?

¿Qué hacer si no puedo seguir pagando mi crédito hipotecario?

Un crédito hipotecario es una excelente forma de adquirir un bien inmueble, sin embargo, en los últimos años se ha dado una alza en el porcentaje de personas que no pueden continuar pagando. Lo anterior, además de una mala calificación en Buró de Crédito, te pone en riesgo perder tu casa, además de la inversión que hasta el momento hayas hecho.

Es importante señalar que las instituciones bancarias no se manejan como Infonavit y otros créditos de carácter social que pueden tardar hasta 10 o 20 años en desalojar el inmueble, ya que sus procesos son mucho más rápidos y bajo ninguna circunstancia hay que confiarse. 

Opciones para no perder tu casa

Es probable que tu economía haya sufrido alguna disminución importante en los últimos años, y hayas seguido pagando pero con mayor dificultad, si a pesar de eso, sientes que tu hipoteca se ha vuelto un dolor de cabeza, haz lo siguiente:

Acércate al banco: Si ya intentaste de todo y tu economía no mejora, acércate a la institución y comenta tu caso, ellos sabrán darte alternativas para que no pierdas el inmueble. 

No dejes de pagar: No es la gran cosa no dar un pago pero pasados 20 días, los intereses subirán de forma ventajosa para el banco y podrán tomar medidas más drásticas. 

Negociar: Después de un tiempo sin pagar, el banco puede ofrecerte una quita pero tendrás que liquidar el crédito de forma inmediata. Esto, no es lo más recomendable, ya que estarás boletinado en el buró de crédito y no serás sujeto a crédito. 

Reestructuración del saldo:  Consiste en hacer una promesa de pago en una fecha específica, esto funciona si tu problema económico es temporal o sufriste un desequilibrio del que puedes sobreponerte en un plazo corto de tiempo.

Reestructuración del total del crédito.  Se trata de renegociar las condiciones de tu crédito hipotecario. No sólo el monto adeudado, sino la tasa de interés, plazos, etc. Si llegas a un acuerdo con el banco, se harán constar por escrito en el convenio los cambios finales a tu contrato original. 

Vender el inmueble. Suena muy drástico pero es una opción muy viable. Si definitivamente no puedes seguir pagando, vende a alguien que esté interesado en adquirir la propiedad y de esa forma no perderás el dinero que diste. Todo debe ser ante notario público.

Es importante que tomes la decisión en los primeros meses de atraso, ya que cuando tu cuenta llegue con un despacho jurídico, esta acción ya no será posible.

Aceptar la dación en pago. Es decir, regresar el inmueble y con eso liquidar el saldo restante total del crédito hipotecario. Es importante señalar que con esta opción perderás el dinero que hayas pagado por concepto de enganche y las mensualidades del crédito, incluso, si con la subasta no se saldó la deuda, pueden proceder contra otras de tus pertenencias.

¿Cómo evitar el sobreendeudamiento?


La economía cambia de un momento a otro, es por ello, que antes de solicitar un crédito hipotecario debes informarte bien sobre todo lo que puede ocurrir con el fin de evitarlo. 

Lo primero, es contratar un broker financiero que te advierta e informe, acerca del panorama financiero, él sabrá calcular bien tu capacidad de pago de forma que no te sobre endeudes buscando una hipoteca por encima de tus posibilidades.

Lo segundo, es que tengas un ahorro para contingencias como el desempleo, es decir, guarda lo correspondiente a tres mensualidades. 

Hoy en día todos los créditos hipotecarios incluyen un seguro de desempleo. Algunos bancos te dan gracia de 3 meses, otros de 6 meses y pueden llegar hasta los 9 meses, para que en este lapso de tiempo puedas conseguir un nuevo empleo y así poner nuevamente tu crédito al corriente, es necesario que al momento de solicitarlo y hasta que se genere el dictamen, te encuentres al corriente con el pago de tus mensualidades. 

Hay bancos que te dan oportunidad de tener hasta 3 eventos durante la vida del crédito, eso ya dependerá de sus políticas y normativa interna. 

Lo que podemos recomendarte es que, si tuvieras que hacer uso de este seguro, lo aproveches y entregues cuando antes la documentación que te solicitan para que el tiempo no te gane.

Si ya tienes años pagando una hipoteca y sientes que no puedes continuar, un broker te ayudará a reestructurar tu deuda o encontrar una solución que te permita continuar siendo el propietario de tu casa.
No dudes en buscar ayuda pues el tiempo es oro y si las cosas las haces con anticipación, no tendrás de qué preocuparte.


Suscríbete a nuestro blog

Recibe las últimas noticias y consejos sobre finanzas.

Entrada siguienteLeer más artículos