¿Qué tipo de seguros se incluyen en un Crédito Hipotecario?

¿Qué tipo de seguros se incluyen en un Crédito Hipotecario?

Algo que no debes pasar nunca por alto al contratar un crédito hipotecario es conocer el esquema de aseguramiento que la institución bancaria o financiera te está ofreciendo con la contratación de la hipoteca. 

Es de suma importancia conocer este dato, ya que se trata de un crédito a largo plazo, y como bien sabrás, las diversas situaciones en la vida no están bajo el control de nada ni de nadie. A veces los imprevistos llegan sin siquiera imaginar el tipo o el tamaño de adversidad que se avecina.

Desde una enfermedad, un despido, un robo, hasta un temblor o daños causados por desastres naturales. Cualquier cosa puede pasar en 20, 15, 10, o hasta inclusive en 5 años.

Es por eso que nos pusimos ¡manos a la obra! para explicarte en esta publicación de Blog, con mayor detalle qué tipo de seguros y coberturas se incluyen en un crédito hipotecario. 

SEGURO DE DESEMPLEO 

Este tipo de seguro cubre al titular y al obligado solidario del crédito por la pérdida voluntaria o despido de su trabajo. Aquí es importante señalar que la gran mayoría de las instituciones bancarias únicamente hacen válida esta cobertura si se refiere a la pérdida del empleo de manera “no intencional”. Con esto, queremos decir que, al renunciar de manera voluntaria, no podrás gozar de los beneficios de tu seguro. 

Mucho tiene que ver la institución financiera con la que hayas contratado tu crédito hipotecario para determinar a cuántos eventos tienes derecho y/o estás amparado. Hay bancos que te protegerán hasta en 3 ocasiones diferentes por pérdida del empleo durante la vida del crédito. Hay otros que te protegerán solamente en una sola ocasión. Es importante que revises antes de firmar tu hipoteca cuáles son las políticas y los requisitos del seguro de desempleo. 

Es fundamental que consideres avisar al banco de manera casi inmediata, en cuanto te encuentres en una situación como ésta. Existen plazos a los que estarás sujeto para dar aviso, y activar así, el beneficio de tu póliza por este seguro de desempleo. La CONDUSEF establece que existe un lapso de espera o plazo para que el seguro de desempleo sea efectivo en caso de despido, el cual puede ser desde 30 hasta 180 días. Ten en cuenta que, si no lo presentas durante este periodo, no podrás utilizar el beneficio. 

Regularmente, este seguro no tiene costo y se incluye dentro de cualquier hipoteca.

Hay otros puntos, que de igual manera destacan por su importancia y relevancia, los cuales te recomendamos conocer e indagar más sobre ellos toda vez que te intereses en adquirir una hipoteca y que tienen relación con este tipo de seguro. 

Por darte un ejemplo:

1.- Este tipo de seguros únicamente cubre a las personas que comprobaron su ingreso mediante una nómina. No cubre a los independientes o personas físicas con alguna actividad empresarial. 

2.- El crédito debe contar con cierta antigüedad, de lo contrario no se puede ejercer la póliza de seguro. 

3.- Se debe demostrar la causa del despido y la manera en que se generó la liquidación. 

4.- Muy importante es estar al corriente con los pagos en el crédito hipotecario. 

5.- Haber estado contratado por un tiempo determinado en una Empresa legalmente constituida. 

SEGURO DE VIDA

Dentro de este seguro, existen diferentes coberturas. Al igual que en un seguro de desempleo, el seguro de vida en un crédito hipotecario varía dependiendo de la institución financiera o banco con el que hayas contratado la hipoteca. 

Existen desde coberturas básicas, hasta cobertura amplias y/o adicionales. Este tipo de esquema de aseguramiento está limitado por una característica muy importante: la edad del solicitante.

¿Alguna vez te has preguntado porqué una persona de edad avanzada ya no es sujeta de crédito? Principalmente se debe a que, al llegar a cierta edad, las compañías de seguros comienzan a restringir y a reservarse su derecho de admisión a personas que tienen más de 70 años pues son más propensas a padecer enfermedades que conlleven a la incapacidad total, permanente o fallecimiento. Hay que recordar que la esperanza de vida promedio de un mexicano ronda alrededor de los 75 años y, por lo tanto, significa mucho el riesgo para la aseguradora cubrir a personas con edad avanzada o con padecimientos crónico-degenerativos.

Inclusive también existen ciertas restricciones cuando se trata de montos de crédito jumbo o bastante considerables para la Institución Financiera. Así se les llama a los créditos que van por arriba de los 5 a los 8 millones de pesos. Es casi seguro que, al solicitar un crédito como estos, el mismo banco te solicite someterte a un estudio/examen médico donde una unidad especializada determine las condiciones en las cuales se encuentra tu salud actual para que la aseguradora defina la viabilidad para ser asegurado por dicha cantidad. 

Recuerda que, exactamente el monto que hayas contratado en tu hipoteca será exactamente el monto por el cual te encuentres asegurado. 

Normalmente el seguro de vida funciona de la siguiente forma:
Si el asegurado falleciera en algún momento durante la vida del crédito, la Compañía aseguradora le pagará al banco el monto que se adeuda hasta ese momento y le pagará al beneficiario preferente el remanente del saldo insoluto del crédito a la fecha del siniestro sin exceder el monto inicial del crédito otorgado.

Sin embargo, también existen exclusiones en este tipo de seguro y las más comunes son: 

  • Lesiones provocadas por el asegurado.
  • Enfermedades ya existentes.
  • Lesiones generadas por actos delictivos.
  • Intento de suicidio. 

Toma en cuenta que un seguro de vida cubrirá al acreditado, al coacreditado y si se encuentra casado por bienes mancomunados, también cubrirá al cónyuge. 

Este tipo de seguro no solamente te cubrirá por fallecimiento, también existe cobertura por invalidez total o permanente. Por darte algunos ejemplos están: 

  • La pérdida de la función de la vista en ambos ojos.
  • La pérdida de ambas manos o ambos pies. 
  • La pérdida de una mano y un pie. 
  • La pérdida de una mano y la vista de un ojo. 
  • La pérdida de un pie y la vista de un ojo.

Para acceder a una reclamación procedente de este tipo de seguro, será necesario que te encuentres al corriente con tus pagos en dicho crédito hipotecario. También ten presente que la compañía aseguradora tiene amplio derecho de practicar, a su costa, un examen médico al asegurado que dé como resultado un dictamen apropiado para determinar un estado de invalidez total o permanente, o inclusive indagar más sobre el motivo del deceso. 

La buena noticia es que, inmediatamente firmes tu hipoteca en el banco, automáticamente serás poseedor de esta cobertura. Esto quiere decir que, desde ese momento, tú podrás contar con el beneficio mencionado. 

SEGURO DE DAÑOS AL INMUEBLE 

En México, el seguro de daños al inmueble es poco común. Los seguros de daños no vinculados a un crédito hipotecario tienen poca demanda, pero hoy en día, cualquier crédito hipotecario que se ofrezca en el mercado, debe contener dicha cobertura.

Los seguros de daños cubren los ocasionados por fenómenos hidrometeorológicos como inundación, lluvia, huracán, granizo, viento, y de otros tipos, como incendios, sismos, erupción volcánica, etc. 

Las coberturas en daños deben estar amparadas por al menos el valor del crédito hipotecario y se incluyen en el pago mes a mes dentro de las amortizaciones de este mismo. Su costo se determina con base a diferentes variantes: 

  • Por el tipo de vivienda.
  • Por el valor del inmueble.
  • Por la ubicación geográfica en la que se encuentra.

La cobertura de los seguros de daños y la suma asegurada también depende mucho de la Institución Financiera y de la compañía aseguradora que preste el servicio. Incluso existen algunas aseguradoras que no solo cubren al inmueble en cuestión, sino también incluyen coberturas para los contenidos (cristales, muebles, equipos electrodomésticos, ropa) limpieza y remoción de escombros, gastos extraordinarios, responsabilidad civil, entre otros. 

Es fundamental que como acreditado conozcas las características de tu póliza de aseguramiento al contratar una hipoteca, las coberturas, las sumas aseguradas y la forma de reclamarlas. También es importante que te informes de manera periódica sobre la actualización que sufra tu póliza de seguro como las coberturas y la suma asegurada. Lo mejor que puedes hacer es que terminando tu crédito hipotecario, continúes con el mismo esquema de aseguramiento para protección tuya y de tu familia. 

Los seguros son demasiado importantes y se contratan para nunca utilizarlos, pero son necesarios para prevenir cualquier tipo de situación que no se encuentre bajo nuestro control, como hay muchas y muy diferentes a lo largo de la vida.

Las personas que cuentan con un esquema de aseguramiento estarán mucho mejor preparadas para afrontar diferentes eventos que puedan presentarse en cualquier momento y sin duda les ayudará a preservar su patrimonio que mucho trabajo les costó construir.

Tal vez te interese: Crédito Hipotecario para principiantes 

Comprar un patrimonio es un gran paso en la vida de cualquier persona, y por eso mereces tener la mejor asesoría posible. En Brokers Financieros queremos ayudarte a elegir la mejor propuesta de crédito hipotecario, obteniendo una grata experiencia.

Acércate a profesionales en el tema, como nosotros que ya contamos con la experiencia y alianzas necesarias para llevar tu proyecto a un siguiente nivel.

Agenda una llamada o haz una cita y entre ambos, encontraremos una solución efectiva a tu caso. Síguenos en FacebookTwitterYouTube e Instagram para más contenido sobre créditos de liquidez, hipotecarios y PYME.


Suscríbete a nuestro blog

Recibe las últimas noticias y consejos sobre finanzas.

Suscribir
Notificar de
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios